Estrellas en el barro

Aves desnudas,
dispersas en mis pensamientos,
dejan cuencos de matorrales en la fuente,
agua para mis sedientas
letras y corazón.

Bullas
de pequeños animalillos y sus fieras
buscan el filo del atardecer.

Hay estrellas en el barro,
son las huellas
eternas de tus caricias.

La noche es amplia cuando sucede.
Misterio lleva tu esencia.

Y tu nombre,
siempre tu nombre…
promotor de mis caderas.

©Flora Rodríguez