hacia delante

Y si hay que quebrar el momento, se quiebra.
A piedras, a martillazos o con la misma cara
que nos han roto en la calle anterior.

Porque cuando una va hacia delante
no le queda otra que ir hacia delante.
Porque hacia atrás no tiene sentido,
porque girar es cambiar la vista,
porque parar es igual a rendirse

y hacia delante…
ya sabes que es perder.

Pero en realidad donde una pierde
es cuando disfrutas de tanto
que hasta reír
te duele en las costillas,
porque hasta la risa,
más adelante,
vuelve a aparecer.

©Flora Rodríguez

Anuncio publicitario