Inagotables son los abismos
rozando a los algodonales,
salvajes dunas a la espera
del suspiro
malherido
que tizne el amanecer.

©Flora Rodríguez

Anuncio publicitario