La llamaban Soledad

PicsArt_05-23-11.01.26

Y yo,
creyéndome que en el viento
nadie me alcanzaría,
me huracané para siempre
como emergen
al cielo
los mares en primavera.

Alma y ala infinita,
toda y en Soledad.

Quién diría que me cruzaría…

contigo,
su enemigo,
del ejército del aire.

©Flora Rodríguez

Anuncios