A mí ya no

140414163844-7

Curvo el horizonte de la mirada,
arqueando la sentencia de la luna,
voz indomable sobre una fragua
carente de pensamientos anexos.

Pliego la corriente sobre mi vientre,
habito al huracán en la villa exacta,
deniego su aliento y la pugna afianzo,
tensando su saña en las bravas costillas.

Retengo hasta el culmen completo de la suma,
su esencia engarzada en la mía, a tres tiempos,
a tres… ¡Ahora!

Holocausto,
sacrificio del infinito.

Eco.

Cenizas.

Vacío…

¿A quién pertenece la piel?

A mí ya no.

©Flora Rodríguez

Anuncios