20170701_150209

Somos un delito recurrente
con la condena inapelable
de sernos por alevosía.

©Flora Rodríguez

Anuncios