El cetro

Dualseelen-Liebe

Cabalga la pira sobre la alforja,
salvaje abadía de la condena,
sublima la voz de mi fiero canto,
mas muda me retuerzo
en la puerta del sagrario.

Impele la grupa con la hoguera,
filón que enardece mi desbarro,
el arco pugna al ardor de la lanza
por el último aliento
que ajusticia la contienda.

Tuya es mi reina,
mío es tu rey.

Y un único cetro en las sombras.

©Flora Rodríguez

Anuncios