Control

kate-moss-saskia-de-brauw-are-bewitching-for-mert-marcus-in-vogue-paris-september-20124

Ingreso en el desierto de la calma,
con la párvula quebrada, magullando
la corriente del electrocardiógrafo.

La arena se inyecta en mis pulmones,
cada grano una aguja mal afilada
cosiendo, de a poco, la celda del grito.

Las sinapsis enrojecen las neuronas,
enervando al completo celular
debido a la fuerza del motor centrífugo.

El órgano principal explosiona
y, mientras se devoran las entrañas,
reflejo una sutil capa de luto.

Por supuesto, sin olvidar las flores
para el olor a putrefacción.

©Flora Rodríguez

Anuncios