Culpable

bfd6c-img_20170227_112750

Presento en la premura de tu boca
el sendero inaccesible de mi espalda,
donde tu aliento se muta en verbo
y desciende por ella la virginidad
de tus primarios instintos.

Sin escrutinio de pruebas,
ni análisis objetivo de los hechos,
me declaras culpable, y con alevosía,
del infierno que subyace.

Juez implacable sobre mi piel,
grabando a fuego la letal sentencia,
una condena a la cual me someto
en mi insano juicio,
voluntariamente.

©Flora Rodríguez

Anuncios