Entre risas y desorden

dcadc-pies-en-la-cama

-Estoy desordenada.

-¿Si? ¡Voy a comprobarlo!

Mientras él escudriñaba cada una de las partes de su cuerpo, las risas de ella inundaban la habitación.

-Pues lo veo todo en su lugar.

-Jajaja, ¡no me refiero a eso! Quiero decir con respecto al corazón… está desordenado. Una parte está latiendo y bombeando sangre y, sin embargo, otras están en la boca, los ojos, los oídos, la nariz y hasta ¡mira! ¡en las palmas de las manos!

-No está desordenado, se está expandiendo- le dijo acariciando sus dedos.

– ¿Expandiendo? ¿Llegará también a mis pies?

Ahora fue la carcajada de él la que iluminó el espacio.

-Cierra los ojos y mira hacia atrás… ¿quién crees que te ha traído hasta aquí?

©Flora Rodríguez

Anuncios