Hambre

d0c56-picsart_01-02-11-23-30

Opacos movimientos arquean la espina dorsal,
provocando el escape del entumecimiento.

Asciendes en la escala de infravalorados pulsos
mientras equidistas el fracturado continuo.

Preguntas no formuladas, ante lo cauteloso
de la invisibilidad, desnudan a la nada.

Respiras…

Pero bien sabes que el aire
no saciará tu apetito.

©Flora Rodríguez

Anuncios