Déjame dormida

f8260-img_20151012_153746

Hostiga a mis versos callados,
desfoga tus tinieblas prendidas,
que el olor de tu sed se adentre
arrollándome con tu codicia.

Apresa cada región exaltada,
devora atrozmente lo que ansías,
incrusta en mí tu ser calcinando
el cruel delirio que me domina.

Satisface tus apetitos,
harta a tu feroz jauría.

Pero antes de marcharte,
extíngueme
y déjame dormida.

©Flora Rodríguez

Anuncios