Y de repente

b34a5-daisy-382465_1280

Y de repente, un día,
sin una bella canción,
ni una frase alentadora,
ni un olor evocador,
acontecimiento
o pensamiento elaborado,
en el más absoluto silencio,
en un rincón,
doblando unos pequeños calcetines,
como una estrella fugaz en el firmamento
o un destello en la oscuridad,
te das cuenta que hasta ahora
has sido un poco de todo
y entre inmenso todo
has estado tú,
diminuta,
casi invisible,
hablando sin que nadie te oiga.

Y de repente,
sonríes,
crees que es el momento,
ese preciso instante,
ahora,
de alzar la voz
y comenzar a descubrir
quién eres.

©Flora Rodríguez

Anuncios