Formas en las nubes

3b9ff-sky-383823_1280

A veces, la vida gira tan rápido que me mareo. No sé si es la vida o yo la que giramos, pero me aturdo igualmente. Entonces, alguna de mis partes me detiene.

Cierro los ojos.

Respiro.

No oigo nada, el silencio y mi respiración.

Me mantengo así unos segundos. Los abro. Ahora observo desde fuera, como si no me vieran.

Un niño llora mientras su madre intenta calmarle. Quizás está enfermo, son horas de colegio. Intento imaginar cómo sería de mayor, si será una buena persona. ¿Qué significa ser buena persona? ¿Lo soy yo?
Una mujer con un carro de la compra. Irá a su casa a guardarla. Parece cansada, ¿trabajará muchas horas?, ¿dormirá bien?
Tres amigos riendo a carcajadas… ¡qué buenos momentos!
Una pareja pasea cogidos de la mano. Caminan y se miran. ¡Cuánto amor en sus miradas!
Un hombre carga cajas, una chica busca algo en su bolso, el barrendero, dos mujeres hablan sofocadas…

Tantas personas y tantas historias… Qué belleza y qué lástima que nos sigamos sintiendo solos.

Giro y descubro a un anciano sentado en un banco, ¿qué mira? Creo que mira a la nada. ¡Oh, no! ¡Qué ojos más tristes! ¡Qué pena en su rostro! ¿Qué le ocurrirá?¿Habrá perdido a un ser querido? ¿Su casa? ¿Quizás hizo algo de lo que ahora se arrepiente? ¿Le han tratado de manera injusta? ¿Está cansado de vivir? ¿Qué problema puede causarle tanto dolor? ¿Me acerco? Los extraños ya no se acercan a preguntar qué te pasa. Intento estirar mis brazos, pero no se mueven. El corazón se me encoge, la angustia se va apoderando de mí.

Vuelvo.

Los ruidos estallan.

Mis pies avanzan hacia el banco y me siento.

No digo nada, solo miro al cielo. Pasado un rato, oigo su voz:

Cuando era pequeño, me encantaba buscar formas en las nubes
A mí me sigue gustando– le contesto
Me alegra saber que aún se siga haciendo

Me mira y sonríe. Le devuelvo la sonrisa.

¿Cuánto hace que no las busca?– le pregunto
Mucho tiempo…

Vuelvo a mirar al cielo, levanto el brazo y señalo una nube.

Aquella parece un barco, ¿verdad?
No, parece una oveja. ¡Esa de allí sí que parece un barco! ¡Y mira esa otra!…

Y ahí estaban, sentados en un banco, dos desconocidos buscándole formas a las nubes.

©Flora Rodríguez

Anuncios